miércoles, 24 de junio de 2009

La fiebre en los niños

Un aumento en temperatura del cuerpo es la manera natural del cuerpo de luchar contra la enfermedad y la infección y él es algo que cada niño experimentará en un cierto punto. Ver a su pequeño con fiebre puede ser estresante y generalmente los agitadados, irritables y difíciles de calmar.

Mientras que las fiebres ligeras son un proceso natural y generalmente no es serio en adultos, es importante observar que incluso un pequeño aumento en la temperatura de un niño puede indicar una infección subyacente seria. Además, las fiebres en bebés y niños jovenes pueden llegar a ser rápidamente peligrosas dando por resultado complicaciones tales como convulsiones febriles si no es tratado.

El manejo de la fiebre de su niño es por lo tanto importante, sin embargo, debe ser observado para que la causa de la fiebre se descubra y tratar cuanto antes.

Diagnóstico de una fiebre

La temperatura normal del cuerpo es aproximadamente 98.6 grados de Fahrenheit (37. 0ºC) y una fiebre se define médicamente como temperatura rectal mayor que 100.4ºF o 38.0ºC.

Si usted sospecha que su niño tiene una fiebre entonces la manera más segura y más exacta de tomar la temperatura de su niño es oral o rectal con un termómetro digital. Las lecturas orales son menos exactas mientras más joven es el niño y son inadecuadas para los niños menores de 1 año.

Al tomar la temperatura de su niño rectal, cubra la extremidad del termómetro con jalea de petróleo e inserte media pulgada del termómetro en el recto, y tomese el tiempo requerido antes de comprobar la temperatura.

Las temperaturas orales deben ser tomadas colocando el termómetro debajo de la lengüea. Para uso posterior, limpie siempre el termómetro en agua jabonosa fresca o con alcohol quirúrgico.

Llame a su medico si su niño tiene una temperatura más alta de 102 grados y no esté respondiendo a la medicación o al tratamiento. Como los bebés están en un riesgo más alto para complicaciones, es siempre recomendable consultar al pediatra de su niño si su niño menor de 12 meses tiene una fiebre sobre 100 grados Fahrenheit.

¿Qué causa la fiebre?

En la mayoría de los casos una fiebre es causada por una enfermedad o una infección subyacente. Cuando el sistema inmune lucha contra una infección, genera calor, que da lugar a un aumento en la temperatura del cuerpo. Además, el hipotálamo (que actúa como el termóstato del cuerpo) aumenta la temperatura de línea de fondo del cuerpo.

Esta temperatura del cuerpo elevada asiste al sistema inmune en librar el cuerpo de la enfermedad como virus y bacterias, que prosperan en ambientes más frescos y no pueden soportar una temperatura alta. Las causas de una fiebre pueden deberse desdela dentición común en niños y de un combate de la gripe, a condiciones más serias tales como pulmonía, fiebre glandular, quemadura e insolación.

Pueden incluso ocurrir como resultado de ciertas medicaciones incluyendo algunos antibióticos, medicaciones de la presión arterial, antidepresivos, y drogas anti-convulsivas. Es por lo tanto siempre importante supervisar una fiebre y buscar atención médica si aumenta rápidamente, o persiste, para poder alcanzar una diagnosis correcta.

Ayuda para la fiebre

Tratar una fiebre dependerá de la causa subyacente asi como la severidad de la fiebre. Algunos proveedores de asistencia sanitaria estan en contra de intentar bajar fiebres ligeras pues esto interfiere con la respuesta natural del sistema inmune a la lucha contra virus y bacterias. Sin embargo, se debe tomar precaución siempre al tratar niños donde están potencialmente peligrosas las fiebres.

Tratamiento convencional

Hay un gran número de medicaciones de uso general para reducir una fiebre. Éstos incluyen acetaminophen, ibuprofen y aspirina. Es importante notar que la aspirina nunca se debe dar a los niños, pues puede causar efectos secundarios serios incluyendo el síndrome de Reye potencialmente fatal que causa inflamación del cerebro y vomitos.

Tratamiento casero

Los padres pueden ayudar a manejar la temperatura de su niño usando una compresa fresca y animándoles a que beban un montón de líquidos frescos. Los niños pueden deshidratarse muy rápidamente por la fiebre, así que es recomendable darles líquidos que contengan electrólitos.

Otro método de bajar una fiebre es un baño de esponja tibio, o un baño tibio. Cerciórese de que el agua no este fría y saque a su niño del baño y seqúelos rápidamente si están temblando ya que el temblor aumenta la temperatura del cuerpo.

Cerciórese de que su niño esté consiguiendo descanso. Dado que las fiebres son generalmente el resultado de una infección subyacente, sus cuerpos necesitan más sueño y descanso para luchar contra los virus o las bacterias que lo causan.

Los remedios herbarios y homeopáticos naturales relacionados con la fiebre son un método natural de reducir la fiebre de un niño suavemente y con eficacia sin los riesgos asociados a menudo a las medicaciones legales. Los ingredientes herbarios tales como milenrama y Meadowsweet tienen largas historias de uso en la reducción de fiebres y el alivio de un número de síntomas que acompañen generalmente una fiebre.

Otra hierba beneficiosa que se puede utilizar para ayudar a un niño febril es Passiflora incarnate que ayuda a aliviar irritabilidad, ansiedad y dolor, mientras que promueve el sueño. Dado que una fiebre es causada generalmente por una enfermedad o una infección subyacente, es también útil explorar remedios naturales que trabajan para apoyar el sistema inmune tal como Echinacea purpurea y Astragalus membranaceous.